Ambito Comercial Tv Diario Digital

DEPORTES

River pegó dos gritos en Guayaquil y quedó a un paso de octavos

Venció 2-1 a Emelec y tiene puntaje ideal en el Grupo 3. Con un punto más se clasificará a la siguiente ronda.

28/04/2017

River se acostumbró a jugar partidos bravos por Copa Libertadores y a veces no necesita abrumar a los rivales para vencerlos. Anoche, en Guayaquil, el conjunto que comanda Marcelo Gallardo se impuso con autoridad por 2-1 ante Emelec y quedó a un paso de clasificar a los octavos de final del torneo: le alcanzará con sumar tan solo un punto de los 9 que le quedan en disputa.

Demostró inteligencia River para jugar de visitante y eso es una buena noticia para el entrenador Marcelo Gallardo, quien ya avisó que el objetivo del año es conquistar nuevamente la Copa. Lo de ayer en Ecuador fue valioso, además, porque se repuso de un arranque adverso: al minuto perdía 1-0.

Entró dormido el Millonario y sufrió por el sector de la defensa que más le duele: el derecho. Un pelotazo largo y cruzado encontró en soledad a Eduar Preciado y el volante izquierdo, con tiempo y espacio, colocó la pelota al segundo palo, lejos de la mano derecha de Augusto Batalla. Cachetazo inesperado en el amanecer del choque y un desafío nuevo para el equipo de Muñeco: sobreponerse.

Lo hizo, se dijo, con autoridad. Se hicieron notorias las presencias de Leonardo Ponzio y su fiel ladero Ariel Rojas, más la movilidad de Sebastián Driussi, que cada vez juega mejor. Creció el elenco de Núñez desde la pelota y la paciencia: Nacho Fernández, un poco menos fino de lo habitual, se hizo cargo de la conducción. Y River fue el River de todos los fines de semana, ese que ataca con mucha gente y que deja huecos en defensa. Podía parecer riesgosa la manera de jugar por la condición de visitante, pero los ecuatorianos se replegaron demasiado con la ventaja parcial. Igual, siguieron al pie de la letra el libreto diagramado: atacar la espalda del paraguayo Jorge Moreira. Ahí se paró Preciado para jugar mano a mano con el lateral y también se recostó Marcos Mondaini. Se sabe: a Jonatan Maidana, que arrastra molestias en la rodilla derecha, le cuesta cruzar al espacio vacío que le generan a Moreira. Sufrió River un par de desbordes por ese sector, pero no mucho más. En cambio, generó peligro con remates lejanos de Nacho y de Pity. El empate llegó por decantación: la bajó Alario de cabeza y Moreira, apareciendo con sorpresa, cruzó el disparo para el 1-1.